Mi vieja calculadora.

Mi primer instrumento de cálculo fue una regla de cálculo de la casa Faber-Castell, idéntica a la de la foto. Fiel compañera durante muchos años acabó en el fondo de un cajón,desplazada y humillada, por una flamante calculadora electrónica.
No contento volví a traicionarla una segunda vez, regalándosela a un buen amigo. Ahora, este, la guarda, celosamente, en su "baúl de los recuerdos".

Comentarios

  1. Yo conocí a virtuosos que a las funciones trigonométricas, le sacaban tres decimales!!!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que, con tan poca cosa, se podian hacer verdaderas virguerias. Había unas bastante grandes, de madera, que eran una maravilla. Y luego estaban las circulares....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario