Cuando la marea baja...

Rocas y algas. 




Comentarios