Paseando por Donostia - Monte Ulía.

El monte Ulía está lleno de huertas secretas. Aquí la entrada a una de ellas.


Casas y villas en la falda del monte.

Los frontones de barrio han ido desapareciendo de la ciudad. Este es uno de los pocos que sobreviven.

Los bolos del viejo bolatoki (juego de bolos).
Que yo sepa, el último de la ciudad.


Casas que antiguamente pertenecían a la Diputación de Gipuzkoa. En ellas vivían los "peones camineros", es decir los obreros encargados del mantenimiento de las carreteras provinciales.

El caserío Intxaurrondo, cercano al monte Ulía, y que da su nombre a uno de los barrios de Donostia.






Comentarios